Colo Colo uno a uno: Desconcertante

El Cacique partió bien y con un planteamiento interesante, pero no supo cómo sacarse un gol que parecía accidental y que terminó siendo determinante en el desarrollo del partido. Esa poca capacidad de reacción y un estado de histeria permanente dejaron a los albos en otro momento complicado ad portas de un clásico. 

Agustín Orión: Donde pudo hacer algo, respondió de manera correcta. Mató un par de balones que le llegaron al cuerpo y nada que hacer en los goles.

Matías Zaldivia: Hizo de todo, buenas y malas, jugando como stopper por derecha y luego como volante de contención con despliegue al arco contrario. Metió un par de salidas lucidas con giro incluido, empujó, tuvo un par de goles pero, por otra parte, salió a buscar a Rónald de la Fuente desacomodando la defensa en el gol de José Huentelaf, regaló otra saliendo que pudo ser peligrosa y perdió a Fernando Manríquez en el segundo cuando ya había pasado al medio. Al menos siempre trata de jugar y eso es bueno, más tomando en cuenta que es su segundo partido completo tras seis meses.

Julio Barroso: Tuvo algunas buenas, como un lucido cruce a Rónald de la Fuente que ya se iba solo de nuevo en el segundo tiempo, pero debió ser expulsado por un recto de izquierda a Walter Ponce que el árbitro o no vio o no quiso ver.

Fernando Meza: Fue el mejor del fondo. Rompió dos veces arriba de buena manera, una pudo ser un golazo pero controló mal y sacó al equipo de atrás. Viene en buen nivel.

Felipe Campos: Su partido más bajo desde que es titular. Muy impreciso a la hora del uno contra uno por su banda, sacó centros defectuosos y se lo llevó Rónald de la Fuente en el primer gol.

Claudio Baeza: No hizo el relevo de manera correcta cuando Matías Zaldivia salió con Rónald de la Fuente y por ahí apareció solo José Huentelaf para marcar el primero. En el segundo tiempo, acompañado del Cabezón, se le vio algo más cómodo y hasta se animó en ofensiva.

Gabriel Suazo: Tuvo un gol cuando se la dejó Octavio Rivero muy pasada y poco más. No logró profundizar por su sector con peligro, aunque en la marca no desentonó.

Ramón Fernández: Un par de combinaciones al principio del partido con Jorge Valdivia y Jaime Valdés, pero cuando se le requirió no fue ninguna solución.

Jorge Valdivia: Muy enfrascado en discutir con Julio Bascuñán. Cuando se enchufó, Colo Colo llegó de inmediato pasada la media hora del primer tiempo. Partió como delantero enganchándose para hacer perder la referencia a los centrales, pero logró gravitar como debe hacerlo en este tipo de partidos cerrados.

Jaime Valdés: Impreciso para lo que venía haciendo. Arrancó volanteando por la izquierda, luego se puso de 8 al lado de Baeza y terminó saliendo porque bien lo pudieron expulsar por una fea entrada cuando ya tenía amarilla.

Octavio Rivero: Bajo, desaparecido, no fue referencia en ataque. Un par de arranques en potencia inocentes y poco más. En la más clara que tuvo, decidió mal y mandó un centro en vez de pegarle y, cuando le cayó el rebote, envió muy fuerte para Gabriel Suazo, que no llegó.

(45’ET) Nicolás Orellana: Quizás la gran nota positiva de la noche, porque entró cuando nadie lo esperaba y cuando aún no está en forma física adecuada y marcó un gol de inmediato definiendo con frialdad. Corrió, empujó y parecía bastante más conectado de lo que debería pese a no haber hecho la pretemporada con el equipo.

(62’) Nicolás Maturana: Primer por izquierda, un par de veces encaró, luego se fue a la derecha y no pudo aprovechar algunos pases profundos de Jorge Valdivia porque le quedaban para la derecha. No fue solución.

(62’) Marcos Bolados:Algo, algún desborde, un buen remate al centro que se le escapó al Tigre Muñoz por la potencia y ya. Tampoco fue el remedio que se buscaba.

DT Pablo Guede: Lo que planteó de arranque fue interesante, con Campos, Baeza y Suazo en la línea media, delante Fernández con Valdés más a la izquierda y un Valdivia que se enganchaba constantemente desde la posición de 9 para hacer perder la referencia a los centrales. No obstante, en el gol de José Huentelaf se hicieron mal los relevos y de ahí en más, salvo una ráfaga pasada la media hora, Colo Colo se vio más histérico que decidido a dar vuelta la situación. Se encontró con el error de Francisco Alarcón y la avivada del Nico Orellana entrando el complemento, pero otro error al tomar al hombre costó otro tanto y ni siquiera con uno menos el Cacique pudo dar vuelta la historia. Ese constante desconcierto por el que transita Colo Colo, donde puede hacer buenas cosas como ante O’Higgins u otras malas como ante Antofagasta sin alcanzar una regularidad como transitando siempre por la cornisa, lo metió de vuelta en un bosque complejo ad portas de una semana que siempre es clave, como la del clásico. Delicado momento.

  • PROXIMA FECHA

    VS

    SÁBADO 21 DE JULIO / 12:00 HORAS

    ESTADIO SAUSALITO

  • ULTIMO PARTIDO
  • Ex-Albos en RedGol

    Tienda Dale Albo

    loading widget