MENU

Colo Colo uno a uno: Sangre hirviendo

Jorge Valdivia lo graficaría muy bien después en su punto de prensa: estos partidos son de dientes apretados, hay que entenderlos, vivirlos y disputarlos como tal. Y el equipo de Pablo Guede volvió a poner sus credenciales en la mesa en un momento crítico. Tiene que valer a fin de año. 

Agustín Orión: Como viene siendo la tónica, se mostró seguro, dando tranquilidad y controlando lo que le llegó que no fue mucho. Nada que hacer en los dos goles, uno de ellos un accidente absoluto.

Felipe Campos: Partidazo del Murci, que parece no haber sentido la ausencia para nada. Anticipó, dio salida clara, se mostró tranquilo. El claro reemplazante de Fernando Meza durante el tiempo que esté afuera.

Julio Barroso: En la jugada del autogol salió mucho, se lo llevó Guillermo Hauche y cayó el autogol de Claudio Baeza. También jugó mal por bajo una pelota puntual a Agustín Orión, pero no pasó a mayores. Más allá de eso, estuvo siempre bien parado, dio buena salida y neutralizó a Gustavo Canales, que venía convirtiendo, tal como lo hizo en más de algún clásico.

Claudio Baeza: El autugol fue un accidente. En el segundo de la Unión le ganó la espalda Sebastián Jaime, pero para no jugar hace tanto tiempo en defensa no desentonó. Buena velocidad cuando quedó sobrando en las detenidas a favor y rápidos anticipos.

Óscar Opazo: Otro de gran partido. Rápido para cubrir la banda completa, para defender, para las transiciones, lanzó centros con peligro y marcó un golazo.

Jaime Valdés: Feroz partido de Pajarito que ni demostró rastros de sus problemas físicos. Corrió, metió, presionó, hizo dos goles en momentos clave cuando había que estar ahí para patear esos penales, metió una habilitación de ensueño a Octavio Rivero para el primero. Completo.

Jorge Araya: Partió con algo de tibieza perdiendo un balón fácil y no le gritó a Claudio Baeza en la jugada del autogol, pero se logró poner a tono en el partido para hacer un trabajo “sucio” muy efectivo, sobre todo tomando la salida del buen Pablo Aránguiz que no pudo hacer daño. No desentonó en un desafío mayor.

Gabriel Suazo: Arrancó con algunos problemas con la velocidad de Juan Pablo Gómez y por su lado Guillermo Hauche sacó el centro del autogol de Claudio Baeza, pero luego tomó bien su posición y no sufrió mayores zozobras. Buena marca, refriega y apoyo a la presión que propuso Colo Colo.

Jorge Valdivia: Entendió muy bien la temperatura del partido. Si bien lo que ha lucido más en su carrera es la habilitación, el último pase, hoy demostró mucha táctica, entrega y sacrificio. Metió un doble quite en campo propio extraordinario para una contra que fue premiado con una ovación, por ejemplo. Esa entrega se necesita de los referentes.

Iván Morales: Muy buena temporada está haciendo el joven delantero. Potente, metió, apretó, corrió un montón y coronó con un gol. A seguir así.

Octavio Rivero: Éste es el Octavio Rivero que supo ganarse un lugar como titular con Esteban Paredes en 2016 y que necesita Colo Colo. Un futbolista completamente virado con respecto a su arranque de semestre, muy intenso, solidario, entendiendo el juego colectivo. Marcó un golazo, habilitó para otro y metió como si fuera el último partido de su vida. Su recuperación para el cacique es casi ganar un refuerzo.

(78’) Nicolás Orellana: Volvió tras sufrir una fea lesión en un tobillo que casi le costó una fractura y eso ya es una gran noticia. Fue a hacer un trabajo por banda al principio y luego pasó a la punta con la salida de Iván Morales. Se le notó la falta de ritmo pero eso se gana poco a poco.

(85’) Ricardo Álvarez: Muy activo entrando en una zona de contención cuando el partido estaba cocinado. Pero habla bien de su actitud el ingresar como si hubiera que jugarse la vida pese a que Colo Colo ya iba goleando.

(89’) Michael Ríos: Entró como un premio a su esfuerzo y compañerismo. Una alegría verlo de nuevo en una cancha después de casi un año, más sabiendo lo que se sacrificó y lo que significa para el grupo al haber estado siempre, hasta con muletas, junto al grupo. Y, además, participó en una jugada que casi terminó en gol. ¡Felicitaciones!

DT Pablo Guede: Lo planteó perfecto. Presionar la mitad de la cancha para hacer transiciones rápidas e intentar tomar mal parada a la defensa fue la fórmula y resultó a cabalidad. El primer gol que recibió Colo Colo fue un accidente y el segundo hay mérito en el lanzamiento de Guillermo Hauche y alguna desaplicación, pero hacerle cinco goles a una zaga que pasó más de 600 minutos invicta no es cosa de todos los días, más allá del partido que tuvieron con Palestino. Era un momento crítico, sin Esteban Paredes y con dos de los tres centrales fuera ante el puntero. Si el Cacique perdía quedaba prácticamente fuera y no sólo ganó, sino que terminó jugando quizás su mejor partido junto con los lances ante la U y la UC, agregando el duelo en La Florida con Audax también, y goleó dejando malherido a un candidato al título. A los de arriba, a falta de Everton, su equipo le ganó a todos. A no desconcentrarse que quedan tres finales y actuaciones así deben valer después. Punto aparte para la gran cantidad de juveniles y nacidos en casa que terminaron actuando, algo que ha sido tónica en su período.

  • PROXIMA FECHA

    VS

    MARTES 27 DE FEBRERO / 21:30 HORAS

    ESTADIO MONUMENTAL

    Ver información de entradas
  • ULTIMO PARTIDO
  • Ex-Albos en RedGol

    Tienda Dale Albo

    loading widget