Guede explicó su loca celebración: “Lo que representa Colo Colo es muy fuerte y hay que vivirlo, me salió gritarlo así y me pegué un porrazo bárbaro”

Además, el DT dijo que ahora hay que bajar un cambio y mirar a lo que viene. 

Minuto 94 del partido entre Everton y Colo Colo en Sausalito. A los 90’, Raúl Becerra había puesto el 2-2 que tenía al Cacique desmoronado tras mucho batallar por el triunfo. Y ahí vino la jugada definitiva: saque de Álvaro Salazar, pivoteo de Julio Barroso, le quedó a Esteban Paredes, pase filtrado para Canchita Gonzales y el peruano sacó un zurdazo que dejó al Popular un paso más cerca de la corona.

En ese momento, Pablo Guede enloqueció. Gritó el gol como enajenado, se cayó dos veces y gritó “¡termínelo!” “Todo lo que representa Colo Colo es muy fuerte y hay que vivirlo. Ya está, mucha emoción. Me salió gritarlo así y me pegué un porrazo bárbaro. Tratando de digerir esto, es fuerte y por suerte cayó de nuestro lado”, explicó el argentino de ese momento.

Sobre los cambios que introdujo, comentó que “es cuestión del día. Por suerte a Ramón ya no le dolía el tobillo y Canchita venía entrenando de forma muy buena y creímos que debíamos darle la oportunidad. Es el no bajar los brazos nunca, los jugadores sacaron el orgullo, el querer, un amor propio tremendo, es lo que más se valora. Tenemos que seguir de la misma forma. Por suerte tuvimos una semana tranquila. Tratamos de aislarnos de todo y de entrenar más y mejor todos los días”.

Yendo a lo más analítico, destacó que “lo que es en juego estuvimos mejor el segundo tiempo que el primero, más volcados en la cancha de ellos. No sé si el mejor, pero sí el más emocionante. Creo que lo buscamos bien en el primer tiempo pero tras el gol nos tiramos un pelín atrás. No es nada fácil hacer lo que hizo el equipo. Estar ahí, ir con todo cuando falta un minuto. Sería injusto resaltar a uno”, agregando sobre toda las vicisitudes que ha debido enfrentar el equipo que “no nos vamos a quejar ahora después de todo lo que pasamos. Contar todo lo que ha pasado ahora no vale nada, estamos los que estamos. Hay que dar el do de pecho. Es emocionante, pero terminó acá y ahora a pensar en Antofagasta”.

Ahora viene el CDA y el DT advirtió que “que nadie se crea que será fácil. Nada que ver. Hoy era importantísimo para que siguiera dependiendo de nosotros. Nadie te regala nada y cualquiera le gana a cualquiera. Hay que bajar los decibeles, recuperar a la gente rápido y tratar de ganar”.

Finalmente, comentó de la expulsión de su asistente, Gustavo Grondona, y de la de Pablo Sánchez en el gol del 2-2 que “no tengo ni idea qué pasó, estaba hablando con el cuarto árbitro. Pero queda ahí, Vitamina es un señor. En un partido así a cualquiera le puede pasar”.

  • ULTIMO PARTIDO
  • Ex-Albos en RedGol

    Tienda Dale Albo

    loading widget