La verdad del ‘Carucha’ Fernández: “Sé que si Colo Colo no estaba en quiebra en el 2004 yo no llegaba”

DaleAlbo.cl llegó hasta el barrio de Mataderos en Buenos Aires, Argentina, donde Adrián Fernández, el popular “Carucha”, nos recibió para hablar prácticamente de todo: su vida, su actualidad en Nueva Chicago como ayudante técnico y sobre todo de su recordado paso por Colo Colo hace más de 10 años. Imperdible y exclusivo.

Por Patricio Vásquez

@VasquezPatricio

Periodista DaleAlbo.cl

La lluvia no para. La cancha está convertida en un verdadero potrero, casi tan común en todas las canchas de la B Nacional del fútbol argentino. Los jugadores de Nueva Chicago se resignan y entrenan en el gimnasio bajó la tribuna preferencial del estadio del barrio de Mataderos, donde el frio y la humedad, en incluso algunas goteras, hacen de las suyas.

Ahí se ve a Adrián Fernández, el Carucha, repartiendo instrucciones y participando activamente de un picado en la cancha de la rama de Básquetbol, transformada momentáneamente en una de Baby Fútbol. Es el ayudante técnico de Facundo Argüello. Vienen de perder por 2-1 ante Argentinos Juniors, quien terminó siendo campeón de la categoría, por lo que el trabajo es intenso, sobre todo pensando que en una semanas más se juega el clásico con Chacarita Juniors.

El improvisado entrenamiento termina y los jugadores se van a las duchas. ‘Carucha’ Fernández sabe a lo que vinimos. La cultura popular que rodea al más grande de Chile lo apunta con el dedo como uno de los refuerzos más malos en calzarse la camiseta de Colo Colo. Queremos su versión, lo que siente al verse situado en ese indeseado podio del cual todo tratan de alejarse al llegar al Cacique. Esta es la verdad de Adrián.

¿Cómo te trató la vida después de que partiste de Colo Colo? ¿Qué hiciste?

Hice muchas cosas. Muchos viajes. Soy un tipo con mucha suerte. Tengo una familia que me acompaña, mi mujer es una excelente compañera, porque todo lo que tuve que vivir, de no haber estado con ella hubiese sido muy difícil. El pensar pasar tantos años fuera de mi país me parecía imposible y obviamente el haber pasado muy poquito tiempo en Colo Colo, porque fue uno de los clubes donde menos tiempo estuve, tener un hermoso recuerdo de esos tiempos.

Llegaste en un tiempo complicado para Colo Colo.

Si Colo Colo no estaba en quiebra yo no llegaba. No llegaba. Mira, yo hoy estoy vistiendo el buzo acá en Nueva Chicago, que es un equipo que tiene muchos clásicos y los clásicos se juegan con el alma. Ese día (su debut con Colo Colo) recuerdo que salí muerto. Era mi primer partido y salí muerto, destruido. Entonces yo sabía, cuando me quedaron esas dos situaciones (de gol) una me quedó alta, la quería definir a toda costa y no pude, son cosas que pasan. Y la otra me tiré con la cabeza y casi me pegan una patada, casi me matan. Pero bueno es mi forma de ver el fútbol, mi forma de vivir. Siempre entregando todo más allá de que tenga o no condiciones, la entrega y la exigencia no se negocian, esa es mi forma de vivir. A cada cosa que hago le pongo todo.

Hace poco informamos en DaleAlbo.cl que llegaste a Nueva Chicago y muchos hinchas te recuerdan por la entrega.

Yo tuve la suerte de tener un gran entrenador en Suiza y en Bulgaria, y él me dijo algo que me quedó grabado: “en el equipo donde yo esté, voy a querer tener a alguien como tú, porque si traigo un brasilero se deprime y en las situaciones malas se quiere y a los carnavales. Un europeo se deprime y lo tengo que mandar al psicólogo porque se quiere suicidar en el departamento, pero un argentino o sudamericano, saca pecho y sabe salir de las situaciones difíciles”. Entonces eso para mí era algo que me marcaba, me marcó y me sigue marcando como entrenador porque yo pienso igual. Mi forma de ser es así. A algunos les gustará como juego, tuve la suerte de hacer goles, de celebrarlos y lo más lindo de fútbol es ver como tus compañeros se desesperan por ir a abrazarte. Es lo más lindo y tuve la suerte de siempre tener buenos compañeros, o quizás de yo ser buen compañero como para que ellos quieran venir a abrazarme.

En Chile el periodismo y los hinchas te mataban. Estoy acá para escuchar tu versión.

Me mataban (jaja). Yo llegué a uno de los clubes con más jerarquía… yo sin ningún nombre y sin ningún estandarte llegué a trabajar. Yo soy un trabajador, no soy una superestrella… una superestrella es Matías Fernández, Claudito Bravo, ellos son nivel selección. Yo trabajé del fútbol. A algunos les puede molestar, a otros no. Algunos habrán soñado con vestir la camiseta de Colo Colo, yo soy un tipo con mucha suerte porque tuve la suerte de vestir la camiseta de Colo Colo, y con eso el hincha se vio reflejado: que un pibe humilde de un barrio de San Martín se de cuenta de la situación de Colo Colo en ese momento y deje el alma. Yo hice eso: dejé el alma. Yo me fui tranquilo, yo puedo levantar la cabeza y saludar a todo el mundo porque sé que en cada partido y en cada entrenamiento intenté lo máximo. Que yo tenga nivel o no, eso no está en mis manos, lo único que me quedaba era dejar lo máximo.

¿Sientes que es justo que haya gente que te recuerde como un mal refuerzo?

El fútbol es tan bonito que cualquiera puede opinar, entonces yo entiendo que muchos de esos chicos que me liquidan nunca entraron a un campo de juego, entonces a los que yo escucho es a los que saben, y he escuchado a varios. Entonces trato de adquirir las cosas que me sirvan y las otras, bueno, estamos en este juego y es normal que me maten y es normal que me quieran… entonces qué me voy a andar enojando con gente que me critica. Es que yo soy un tipo que tengo que agradecer día a día que trabajo en esto, ¿entendés? Yo me levanto y estoy pensando un entrenamiento. Cuando era jugador me levantaba pensando en que tenía que hacer lo mejor en un juego que es un trabajo. Y hay gente que se levanta a las 5 AM todos los días y va a su pega, como dicen ustedes en Chile, y tiene que entrar en un ascensor con 200 personas, tiene que trabajar en una construcción, o ir a una oficina donde no le gusta su trabajo y todo es mucho más sacrificado, entonces yo tengo que entender de dónde viene ese enojo y resentimiento de algunas personas por no estar en un lugar donde quisieran estar y comprenderlos. Yo no me enojo, porque yo por ejemplo miro los perfiles en Facebook de la gente que me insulta y digo… “entiendo que les hubiese gustado estar en el lugar mío”, porque claro, me ven a mí, que a su entender no tengo condiciones, sin embargo ahí estuve y estoy. Entonces es parte de la vida. Me tocó este rol y realmente te digo que puedo llegar a comprenderlos.

Se dio la circunstancia de que Colo Colo estaba en quiebra y llegaste tú

Sino no llegaba. Sí, sí, no tengo ningún problema en decirlo, porque tenía 23 añitos, era un nene y encontrarme en una bestia mundial como Colo Colo fue duro también para mí. No fue fácil ir a un supermercado y que te estén sacando fotos. Colo Colo es un grande y yo tuve la suerte de haber vestido la camiseta. Soy eternamente agradecido a Dios. Sin ir más lejos, mi propia familia se levanta todos los días a las 5 AM para ir a buscar su pan, entonces yo tengo que ser un agradecido a Dios. Fue el lugar donde menos tiempo estuve, pero el que más me marcó. Tengo muchos amigos en Chile y me trataron muy bien. La gente me trató muy bien. Te digo, por el folclore futbolístico algunos me maltrataron (jaja) pero tengo una espaldita bastante grande que me hizo mi mamá para aguantar todo.

¿Consideras el paso por Colo-Colo como el más importante de tu carrera?

Colo Colo es un grande, pero también tuve la suerte de jugar en equipos en Suiza, en Bulgaria, jugué una UEFA Europa League. Soy un tipo con suerte, pero al mismo tiempo digo que a la suerte hay que acompañarla con trabajo. Nada más. Escúchame, yo peleaba el puesto con un seleccionado de Ghana, con un seleccionado de Suiza y obviamente tenía que estar a la altura. Más allá que no me quieran los de la U de Chile (jaja).

Le hiciste un gol a la U con el The Strongest al año siguiente

(Jaja) No el gol ni lo hice. La desvié y le pegó Waldo Ponce y se los dediqué con el indio y la flecha y me querían matar. Estuve como dos horas para poder salir de ese estadio (jaja). Pero bueno esas son las cosas lindas que tiene el fútbol. El que no me conoce me puede insultar, yo entiendo eso. Pero el que me conoce, conoce otra parte que es muy difícil que nos llevemos mal. Fijáte, yo tengo la suerte de tener amigos israelíes, amigos de Dubai, de Rusia, de Bulgaria, de Croacia, de Chile y en Suiza. Y amigos de verdad, de esos que yo sé que puedo contar con ellos y ellos conmigo. Entonces eso para mí es un regalo de Dios. Acá tengo hermanos de la vida, y no es fácil dejar amigos por cada lugar donde pasaste.

Ahora en Nueva Chicago, ¿cómo están ustedes? Yo sigo sumando experiencia.

Tuve la suerte de venir como ayudante de campo al Deportivo Pereira en Colombia, luego me salió una opción en la segunda división de España donde sumé mucha experiencia. Mi mejor amigo de la vida, Facundo Arguello se hizo cargo de Deportivo Dálmine y me hace llamar “vení que tenemos que estar juntos”, y yo no me podía negar. Estando en Barcelona a tres kilómetros de la casa de Messi (jaja) y con playas hermosas, me devolví y trabajamos juntos, tuvimos una experiencia hermosa. Luego me vine acá a mi casa que es Nueva Chicago, en un momento muy difícil de la institución, donde hay que poner el pecho. Momento complejo en lo económico pero tú ves que los chicos se entregan al máximo en cada entrenamiento y cada partido. Obviamente hay muy buen material y ojalá que podamos terminar de la mejor manera para poder pensar en el torneo que viene.

¡Ojo! Yo estoy jugando en el equipo senior de Nueva Chicago, y quizás hagamos venir a Colo-Colo a jugar aquí. O nosotros vamos… estamos ahí organizando, ojalá se pueda dar, sería muy lindo volver allá. Y quizás algún vuelva a trabajar allá, eh (jaja)

  • PROXIMA FECHA

    VS

    SÁBADO 24 DE NOVIEMBRE / 12:00 HORAS

    ESTADIO CAP

  • ULTIMO PARTIDO
  • Ex-Albos en RedGol

    Tienda Dale Albo

    loading widget