[Opinión] Nada del otro mundo

Columna alba sobre una semana donde el Cacique se juega muchas cosas, especialmente en el plano internacional.

Por Darío Sanhueza D.L.C. 
@DarioPat 
Panelista DaleAlbo Radio 

Estuvimos varias semanas sin el Cacique, pero ahora que volvió a las canchas lo hizo por partida doble y dejando muchísimo paño que cortar.

Lo primero, sin dudas, en Brasil, donde el Popular no mostró todo lo que puede, particularmente en un primer tiempo ante un equipo discreto –para ser brasileño, que se entienda– como Botafogo. Indudablemente que la dolorosísima –no sólo para él– lesión de Mati Zaldivia afectó mucho a la organización defensiva, y con una arrojada decisión de Guede de mandar a la cancha a Fierro en esa posición tomando en cuenta que en los amistosos fue probado por dicha zona. Una apuesta que al menos en el primer lapso no resultó, y que nos vio 2-0 abajo contra un rival que mostraba realmente muy poco: el trajín de Airton (el autor del primer gol, lindo remate de todas maneras), un par de chiches intrascendentes y buena pegada del chascón Camilo, y escuetos chispazos de un buen jugador como Montillo, pero que no tiene el slalom ni el vértigo de sus mejores años en el medio local –donde apareció en muchas canchas, excepto en una–. No mucho más. Ir perdiendo por tal marcador contra un equipo que mostraba muy poco, era realmente irritante.

Por suerte en el segundo tiempo aparecieron con mayor frecuencia cuotas del fútbol que ha exhibido el Cacique en los últimos meses, y es lógico que mucho de ello tuvo que ver con los buenos ingresos de Pedro Morales y, quién lo diría, de Canchita Gonzales, que a su consabida habilidad por fin le ha ido agregando conexión con la temperatura de los partidos, personalidad, sacrificio, y ha ido dejando esa exasperante parsimonia y falta de entendimiento del juego, exhibiendo al fin méritos para poder vestir esta camiseta tras un primer período funesto. Bien por él y bien por Guede en lograr una buena y útil versión del peruano, que ojalá continúe con esa progresión y no sea sólo una golondrina.

De hecho, el descuento nace por una jugada que comienza Villar desde la portería y que tiene claves intervenciones de Morales –con un excelente y criterioso cambio de juego hacia la izquierda– y Gonzales –con una muy buena diagonal y profundización–, para que Esteban observara un espacio que sólo puede ver él y nos entregara un descuento que no sólo fue valiosísimo para la llave, sino que en lo concreto para ese partido, pues nos permitió ver la cara más débil de Botafogo, con centrales nerviosos y con un ostensible detrimento físico. La bronca de no haber podido empatarlo dura hasta el día de hoy y probablemente llegará hasta la revancha, más aun con ese grosero penal que seguramente motivó que el árbitro venezolano fuese trasladado de urgencia al recinto asistencial más cercano para poder sacarle el pito que se tragó y que llegó hasta el yeyuno.

Tras el periplo en Brasil –el plantel llegó el viernes de madrugada–, uno pensaba que el Cacique iba a guardar más fuerzas para el debut ante Unión. Sin embargo, el equipo que entró a Santa Laura fue casi totalmente titular, sólo con tres ausencias –Figueroa, Rivero y por supuesto de Zaldivia–, permitiendo el debut de un Fernando Meza a quien todavía le falta mecanización y no tirar tanto pelotazo a dividir, pero que tuvo un estreno auspicioso. Es un excelente central, serio y con personalidad, debiese andar muy bien.

Y de inmediato el Cacique marcó diferencias con un Paredes que no sólo es un gran jugador, sino que un gran futbolista que entiende muy bien el juego, que aprovechó las licencias que extrañamente permitió el elenco de Palermo –jugó sin un volante de corte de características defensivas–, se retrasó unos metros y destruyó sin apelaciones a los hispanos con dos pases geniales para Ramón y Vilches para marcar un 2-0 tan contundente como justiciero. La bajada de pelota previa al segundo gol debiese ser incluida en los videos de presentación del Museo del Louvre o algo por el estilo.

En este punto hay que destacar el muy buen partido de Andrés Vilches, al que bien duro le hemos pegado en estas columnas –justificadamente, a juicio personal–, pero que por fin tuvo un partido con todos los “check” que debe tener un gran partido de un 9: aguantar pelotas, usar los brazos, liberar espacios, ser el primer defensa, no mostrar timidez y además aprovechar lo que tuvo con sangre fría ante el arco rival. Bien por él y nuevamente punto para la mano técnica de Guede.

El 3-0 de Paredes resume su partido y su grosera diferencia de habilidad y entendimiento del juego con respecto a muchos rivales. El pobre Lucas Domínguez aún debe estar buscando en los pastos de Plaza Chacabuco los restos de cadera para poder aspirar a la posibilidad de una cirugía reconstitutiva. Brillante lo de Esteban, faltan palabras para dedicarle, es casi imposible que con la dinámica rentista y cortoplacista del fútbol de hoy –donde los cracks se van temprano y vuelven muy veteranos– volvamos a ver a un futbolista hacer 143 goles con nuestra camiseta y que además esté en un momento de forma que haga pensar que su retiro no está tan cerca. Simplemente disfrutemos cada regalo que nos haga Esteban.

Pero ahora viene la Copa y toda la energía tiene que ir allí. Y ante ello, es cierto que el Popular hace veinte años que no pasa una llave de eliminación directa en Copa Libertadores. También es cierto que en los últimos años hemos tenido eliminaciones traumáticas. Y también es verdad que al frente hay un equipo brasileño y eso siempre implica guardar un profundo respeto. Pero este Cacique se ganó el hecho de que pensemos, con fundamentos meramente futbolísticos –más allá de la fe que está siempre –, que no hay que hacer nada del otro mundo para pasar esta llave, porque somos más equipo. Hay que hacer nuestro juego ante un rival que seguramente mostrará una faz defensiva mucho más intensa que en Brasil, tener paciencia y, si la cosa se pone complicada, pasársela a Efraín para que resuelva.

Sé que somos varios los que tenemos la convicción de que Colo Colo va a revertir esta llave, por fútbol y porque el Monumental va a ser, como tantas veces, la caldera donde los rivales sufren. ¡¡Vamos Cacique, a ganar nomás!!

Foto: Carlos Succo / Colo Colo

  • PROXIMA FECHA

    VS

    SÁBADO 19 DE ENERO / 00:00 HORAS

    ESTADIO MONUMENTAL

  • ULTIMO PARTIDO
  • Ex-Albos en RedGol

    Tienda Dale Albo

    loading widget