[Opinión] Recuperando la memoria

Columna alba acerca de la muy buena victoria del Popular en Rancagua, consolidando una excelente semana luego de la notable clasificación en Copa Chile. 

Por Darío Sanhueza D.L.C. 
@DarioPat 
Panelista DaleAlbo Radio 

Es probable que en el último tiempo, como se ha señalado por algunos opinantes e incluso en redes sociales, se ha sobreutilizado hasta la saciedad el recurso literario de brindarle tintes épicos a cualquier situación relacionada con el fútbol. Lo que en algunos momentos –o a algunos autores muy talentosos como Eduardo Sacheri– le sale fluido, natural y sencillo, en algunos otros casos suena muy forzado, brindándole un componente emotivo extra a cosas que probablemente no lo ameriten tanto. Por ende, al menos en esta columna intentaremos no caer en la tentación de brindarle tintes de hazaña a esta semana que acaba de vivir el Cacique.

Pero hay que ser justos: de que era necesario vivir un desahogo como el del miércoles pasado ante La Serena, era necesario. Más aun tomando como contexto que estuvimos dos semanas literalmente comiendo mierda por culpa de ese 4-1 exagerado y arbitralmente amplificado –más allá de que ese día el equipo jugó realmente mal y mereció perder–, lo que implicaba que, para revertir esa llave, el equipo debía demostrar autoridad. Y más allá de un primer tiempo muy discreto, donde el equipo no encontró los caminos hasta que Gabi Suazo los halló con un lindo zurdazo desde fuera del área, en el segundo lapso emergieron con fuerza las figuras de nuestro “Only One” (Esteban Paredes, por cierto, por si no quedaba suficientemente claro) y del Pájaro, para hacernos remontar una llave muy difícil y con una mochila emotiva cargada con piedras de curanto.

Pero “ayer fue nunca” decía el Profe Fleitas y tocaba ir a Rancagua, sin delanteros, y sin poder darnos el lujo de no ganar porque si no lo hacíamos, quedábamos al menos cuatro puntos abajo de los líderes. Es decir, saltar de un incendio para caer en un huracán. La presión siempre es grande en Colo Colo pero desde un tiempo a esta parte todo está amplificado, por distintas razones.

Palabras aparte para una de las razones por las cuales Colo Colo jugó sin delanteros en Rancagua –aparte de las lesiones–: la situación de Octavio Rivero. Parece indiscutible que el uruguayo ha mostrado gran entrega cuando le ha tocado jugar, que ha aparecido en momentos importantes, que ha mostrado un buen entendimiento con Paredes, pero resulta difícil entender por qué tiene tantas ganas de irse. En el caso de la oferta de Peñarol, uno podía empatizar más, es el equipo del cual él es hincha, uno se pone en el lugar de estar jugando en el extranjero y de que te pretenda Colo Colo. ¿Pero Belgrano de Córdoba? ¿De verdad, Octavio? Probablemente tenga razones personales muy atendibles que lo hagan desear estar más cerca de su país natal, pero en el mundo hay pocas cosas más anchas que las puertas de nuestros afectos cuando alguien desea alejarse de éstos. Si Rivero se queda, ojalá –por el bien de todos– que tenga la capacidad de disfrutar el lugar de privilegio donde se encuentra, y filtrar un poco más los cantos de sirenas de quienes quieren agarrar el porcentaje de una transferencia.

Y lo que parecía –y en el papel fue– una excentricidad, terminó pagando y muy bien. Es cierto que O’Higgins se ha despotenciado –especialmente en ofensiva–, pero no por ello deja de ser un rival muy difícil en su muy bonita cancha. Y claro que costó, en los primeros minutos el equipo no profundizaba, también condicionado por el “pancorazo” que sufrió Valdivia y que le provocó un dolor que condicionó su performance en el primer lapso.

Pero el talento de Valdivia estuvo muy presente en Rancagua, a tal punto que estuvo presente en los tres goles y cada vez con mayor relevancia. En el primero, abre criteriosamente a Campos –de gran partido como lateral volante por derecha, opción clarísima para empezar a jugar ahí con la reinserción de Zaldivia al equipo–, penal con la incauta mano de Osorio y el Pájaro nos entregó un 1-0 valiosísimo, que lamentablemente encontró un rápido y expedito camino al wáter con el desafortunado porrazo de Barroso –ojo que hubo un foul no cobrado a Valdivia en el génesis de la jugada–, que permitió que Calandria quedara solo e inteligentemente marcara el empate.

Pese a que en esos instantes el equipo se vio tocado por el empate, dentro de todo el equipo mostraba cierto control del juego que permitía proyectar lo que vendría con cierto optimismo. Y salió el 2-1 tras un buen pase de Maturana a Valdivia, que con talento y visión de juego, al saber que los tres centrales estaban arriba luego del córner que recién se había ejecutado, mandó un buen centro, tras el cual sólo la notable acción de Pinto evitó el gol del retornado Cabezón Zaldivia. Barroso pagó su error del gol con un excelente e inteligente cabezazo y Meza la mandó a guardar. Merecido premio para Meza, que ha ido alcanzando su mejor rendimiento durante estos últimos encuentros.

Varios temimos lo peor luego de la farra de los últimos minutos del primer tiempo, pero ahí estuvo Orión –es momento de decir que hay arquero–, primero sacando una pelota bombeada muy difícil porque estaba muy tapado, y luego al comienzo del segundo lapso sacando un sablazo de Rolle luego del único error de Zaldivia. Y a partir de ahí el equipo se afirmó y encontró en la inspiración de Valdivia un catalizador victorioso. La jugada del Loco para el 3-1 es de colección, primero apurando el tiro libre, luego encontrando un espacio donde pocos lo ven –muy bien Felipe Campos en “leer” la intención del 10–, y luego al definir correctamente, con un Paredes muy inteligente en no atarantarse en definir él pese a que no estaba en mala posición para hacerlo. Fin del encuentro como expresión de lucha y tres importantísimos puntos a la bolsa, para coronar una semana, por fin, con muchas cosas positivas, como el retorno de Zaldivia, los buenos niveles de varios elementos –Orión, Campos, Meza, la recuperación de nivel de Barroso, Baeza, Figueroa, Valdivia– y seguir vivos en los dos campeonatos del semestre.

Primera vez en varios meses que el Cacique gana dos partidos seguidos. El primer paso de ahora en más es que esto deje de ser noticia, y el equipo comience a enrielar su andar, tanto numérica como futbolísticamente. Por ahora, parece haber señales positivas de que el equipo paulatinamente va recuperando la memoria. Que así sea.

  • PROXIMA FECHA

    VS

    LUNES 28 DE MAYO / 20:00 HORAS

    ESTADIO MONUMENTAL

  • ULTIMO PARTIDO
  • Ex-Albos en RedGol

    Tienda Dale Albo

    loading widget