[Opinión] Un progreso

Columna alba acerca de la victoria del Popular ante un complicado O’Higgins, que se vio en riesgo tras la baja del equipo en el segundo lapso.

Por Darío Sanhueza D.L.C. 
@DarioPat 
Panelista DaleAlbo Radio 

El partido ante O’Higgins sin ninguna duda presagiaba ser el primer enfrentamiento “de campeonato” del Cacique, tomando en cuenta que el encuentro ante Unión contó con un rival algo disminuido, y Audax mostró realmente muy poco. En cambio, los rancagüinos se han asentado en los últimos años como un permanente animador de los torneos, con jugadores veloces y buenos técnicamente, con un entrenador propositivo y con una localía fuerte, a tal punto que el último partido por torneos nacionales que ha perdido el Cacique fue precisamente ante el conjunto celeste en El Teniente.

Los primeros minutos del encuentro mostraron buena parte de las cosas que uno quiere ver en el equipo, con intensidad, solidez y siendo contundentes desde un principio. La primera jugada de gran riesgo terminó en gol, con una buena maniobra por derecha entre Meza, Vilches y Figueroa, que luego de tomar el rebote envió un centro que terminó en un muy buen remate de primera del Pájaro Valdés, que iba un poquito desviada, pero que providencialmente encontró el talón del pie izquierdo de Esteban Paredes, que desvió suficientemente la trayectoria para que ingresara al arco de Miguel Pinto. Sin duda alguna el gol es de Paredes, no sólo por ser el último que toca la pelota, sino fundamentalmente porque el remate de Valdés iba levemente desviado. Dicho de otra forma: sin la intervención de Paredes, la pelota no habría entrado. Y Esteban agiganta su leyenda con algo que le faltaba: hacer goles hasta sin querer.

El muy buen primer tiempo del Pájaro –su mejor partido en bastante tiempo– encontró su consolidación con el segundo gol, tomando un rebote y transformándolo en una asistencia fenomenal para un Esteban que le marcó el pase de manera tan notable que le sacó un par de metros a su marcador y luego se sacó a Miguel Pinto para marcar una joya de anotación. Gol 147 del “Supertanker” con el indio en el pecho para un 2-0 antes de los veinte minutos, que marcaba una notable eficacia ante el arco rival.

Aunque sin grandes ocasiones de gol, y pese a que los rancagüinos comenzaron a afirmarse, el Cacique era superior, lo que hacía –erradamente– presumir una jornada relativamente tranquila. Sin embargo, y fuera de contexto, llegó el descuento de O’Higgins, tras una plegaria lanzada desde 35 metros por parte de Alejandro Márquez, que desafortunadamente rebotó en la espalda de Insaurralde y descolocó a Villar.

Con el descuento, los celestes se envalentonaron y empezaron a discutir, con sus interesantes armas, un partido que el Cacique tenía controlado, y que permitía soñar con volver a manejar luego del penal que cobró el árbitro Arrué tras una mano de un jugador rancagüino en el área. Sin embargo, lamentablemente Esteban ejecutó demasiado ajustado y al parecer la pelota no entró completamente luego del rebote en el travesaño. Por si queda alguna duda reglamentaria aún, el posterior cabezazo/gol de Esteban no es válido, pues hubo “doble toque”, es decir, no hubo contacto de otro jugador con el balón luego del remate del penal. Distinto es el caso en que el arquero ataje el penal.

Pero el segundo tiempo marcó una historia distinta, como diría Sergio Dalma, y mucho de ello vino desde el banco del Popular. La entrada de Pedro Morales tenía asidero, a fin de controlar mayormente el mediocampo, pero definitivamente no se entendió la salida de Esteban Pavez, más aun si se trató efectivamente de una decisión técnica como manifestó Pablo Guede en la conferencia de prensa posterior al partido, y no de algún tipo de lesión como muchos presumimos al sorprendernos tanto con esa modificación. El trajín del mediocampo se hizo demasiado para Gabriel Suazo, pese a su esfuerzo y al retroceso posicional de Valdés. Comenzó a predominar el zurdo Rolle y O’Higgins, además de tomarnos las bandas, empezó a llegar en serio, primero mediante Pedro Muñoz ganándole la posición a Baeza que encontró una gran reacción en Villar, un remate de Yerson Opazo y sobre todo la ocasión marrada increíblemente por Marco Medel, sin arquero, luego de una errada salida de Justo que chocó con Barroso. Para peor, se hicieron muchos fouls en campo propio y cada pelota que llovía al área alba era un suplicio.

Tampoco estuvo claro en el contrataque el Cacique, la única realmente clara la tuvo Vilches tras enorme pase de Valdés, pero lamentablemente el 18 definió débil, y encontró algo más de aire con el postrero ingreso de Ramón Fernández, que manejó bien la pelota y contribuyó con ello a descomprimir un partido que se nos complicó demasiado.

Es importantísimo haber ganado este partido, no sólo por los puntos o por superar a un rival directo, sino que fundamentalmente por haber prevalecido en un encuentro donde quizás el rival haya terminado mereciendo un destino mejor que la derrota. El semestre pasado el Cacique tuvo varios partidos donde empató mereciendo ganar, y este partido lo ganó quizás con algunas dudas en cuanto a los merecimientos, especialmente tomando en cuenta la dinámica del segundo lapso, lo cual sin duda es un progreso, al menos cuantitativo. Sin embargo, que ese progreso no tape los ojos respecto al descenso en el rendimiento en el segundo lapso, y refuerce la idea de que este Cacique necesita equilibrio en el mediocampo para poder fluir hacia arriba.

  • PROXIMA FECHA

    VS

    JUEVES 20 DE SEPTIEMBRE / 21:45 HORAS

    ESTADIO MONUMENTAL

    Ver información de entradas
  • ULTIMO PARTIDO
  • Ex-Albos en RedGol

    Tienda Dale Albo

    loading widget