Vidangossy se declaró hincha de Colo Colo y reveló por qué no juega hace ocho meses: “Tengo depresión, siempre fui débil de mente”

El ex albo, además, se cortó ligamento cruzado en una pichanga con unos amigos. Espera volver en enero renovado. Habló de Pablo Guede y aseguró que no retornaría ahora al Popular por su estado. 

Una interesante entrevista concedió Mathías Vidangossy a El Deportivo de La Tercera, donde explicó por qué cumplió ocho meses “retirado” de la actividad, aunque aún no cuelga los botines.

“Estoy cesante. Ya llevo casi ocho meses sin jugar. Los primeros seis fueron porque me quedé esperando algo del extranjero, pero no llegué a firmar. Seguí entrenando, cuidándome en la parte física y después, cuando se abrió el libro de pases para este nuevo torneo, jugando con unos amigos me corté el ligamento cruzado. Ya llevo un mes y medio desde la operación. Voy a hacer todo lo posible para volver a jugar en el próximo torneo, en enero. Poder estar ya con algún equipo y seguir disfrutando del fútbol, que es lo que más me gusta”, manifestó el volante.

Sobre por qué la rompió en la ida de la histórica llave de Palestino ante Flamengo en la Sudamericana 2016 pero luego no fue ni citado a la vuelta, dijo que “así yendo bien a lo personal, que es primera vez, lo que pasa es que durante todo ese tiempo, durante todo el proceso con Palestino, estuve trabajando con una psicóloga, porque me costaba mucho controlar mis emociones. Estaba feliz y después pasaba de un ánimo feliz a un estado depresivo y no quería hacer nada más. Dentro de todo lo que me ha pasado en mi carrera, que ha sido para mí una montaña rusa, he tenido muchos períodos así. Me toca estar en la Selección Sub 20 arriba y me voy a jugar a España, donde no juego ni un partido. Y eso me bota al piso. Después vuelvo a jugar a Chile y sigo en el piso, sigo en el piso, sigo en el piso, hasta que me retiro, entre comillas, y digo: ‘En verdad, no me da la cabeza para seguir en esto. Quiero hacer otra cosa’”.

“Después de seis meses, me motivo viendo jugar a la selección porque nunca había visto a una selección chilena jugando así. Y ahí estaban todos mis compañeros de la Sub 20. Y vuelvo al fútbol, a San Luis, después a Serena, llego a Colo Colo y empiezo a ir muy para arriba. Y claro, todas esas montañas rusas nunca me las traté y siempre fui como débil de mente, en el sentido de no saber controlar mis emociones. Las emociones me juegan en contra y no las sé manejar. Y hoy día sigo con una psicóloga que me está ayudando en ese tema porque le dije: ‘Yo quiero volver ahora en enero y no quiero tener este problema’. Porque sé que es un problema y eso fue lo que me pasó con Flamengo. Fue un partidazo, después nos tocó jugar el fin de semana con Cobresal, tuve un problema con un compañero y dije: ‘En verdad, no me da la cabeza’. Es un cuadro depresivo. Lo estoy tratando. Estoy tratando de mejorar para que en enero ya no vuelva a pasar. Porque el fútbol es así. Son muchas personalidades y tienes que saber llevar a todas. A veces me siento pasado a llevar o yo paso a llevar a alguien y se forma un conflicto inconscientemente, aunque nunca haya tenido un problema en el fútbol con nadie. Siempre he tratado de ser de muy bajo perfil, pero me pilló Palestino en ese cuadro depresivo y tuve roces con compañeros porque es normal no tolerar a alguien depresivo. Eso fue lo que pasó”, profundizó.

También abordó sus relaciones personales en los equipos que estuvo. “Me pasa mucho. Necesito estar cómodo, es indiscutible. Y sé que nunca lo voy a estar por eso, el tema de las personalidades. Lo que pasa es que uno necesita un técnico, entre comillas, que sea un amigo que sepa quién eres tú. A mí me pasó, por ejemplo, con Sulantay, en la Sub 20. Él me dijo: ‘Juega’. Y yo sentí que era como un niño al recreo. Sin limitaciones, sin nada, sólo juega. Después de eso llego a Unión y me toca Héctor Pinto de entrenador y me dice: ‘Juega, ándate por donde querai’. Y para mí era seguir con la misma dinámica. Y después me voy a España y me toca un entrenador (Unay Emery) que me dice: ‘Juegas por acá’. Y mi cabeza no logró entenderlo. Porque siento, y no es por agrandarme, que veo el fútbol de una manera distinta, de una manera amplia. Si me encasillas a jugar en un lado, no puedo”, recalcó.

Pero hay un conocido de Colo Colo que lo supo tratar: Pablo Guede. “Con Pablo hemos hablado y todo. Con él teníamos una relación distinta. Conversábamos como más firme. Pero siempre antes de los partidos me decía: ‘Mati, disfruta, disfruta’. Y yo le decía: ‘Sí, lo estoy intentando, lo voy a hacer’. Y un día me dijo: ‘¿Qué necesitai tú para disfrutar de este partido?’. Y yo le dije: ‘No me encasillís en ningún lado. Déjame jugar tranquilo un partido. Si no le gusta me saca y pone a otro’. Fue un partido perfecto. Jugué en mi salsa”, expresó.

Eso sí, dejó en claro que “no volvería ahora a Colo Colo. Así no. Por lo que he escuchado es una lesión que te deja bien, pero en recuperar lo futbolístico. Lo anímico, el sentirte bueno de nuevo, toma tiempo, y no quiero pasar por eso en Colo Colo, porque es un equipo de mucha exigencia. Hoy día sé que voy a volver y necesito un equipo que no tenga tanta exigencia y donde pueda tener continuidad para volver a recuperar la confianza”.

¿De qué equipo es hincha? “Hoy en día de Colo Colo. Soy hincha de Colo Colo en el sentido de que tiene jugadores extraordinarios y ése es un partido que me puedo sentar a ver. El Pájaro, no sé cuántos años tiene, pero es extraordinario. A Valdivia, que siempre lo critican diciendo que no es un jugador para Selección…A él tienes que dejarlo jugar. Es un jugador que puede dejar solos a los delanteros 15 veces por partido”, dijo.

Y prosiguiendo con el Mago, recordó cuando algún día lo compararon con él. “Sí, un tiempo lo hicieron y para mí era un halago porque Jorge es extraordinario. No soy amigo de él, no lo conozco, pero lo veo jugar y es extraordinario, tiene la misma calidad de Iniesta, piensan diez segundos antes que todos los demás. Y tiene que jugar porque un partido que está cerrado él lo abre con una virtud que para él es normal y para los demás es deslumbrante”, alabó al 10 albo.

Finalmente, dijo que su retorno se dará. “Sí. Todo lo posible voy a hacer para volver a jugar y seguir disfrutando. Y con ayuda voy a tratar de lograr transmitir lo que siento yo con el fútbol. Muchas veces dicen que soy frío, pero no soy frío, vivo el fútbol a mi manera porque me genera muchas sensaciones. Y quiero poder llegar a transmitirlo con la cabeza y los pies trabajando juntos”, cerró.

  • PROXIMA FECHA

    VS

    JUEVES 21 DE JUNIO / 20:00 HORAS

    ESTADIO MONUMENTAL

    Ver información de entradas
  • ULTIMO PARTIDO
  • Ex-Albos en RedGol

    Tienda Dale Albo

    loading widget